Consejos básicos para comprar una cámara digital
por Ruth Baeza
17/09/04
Prácticamente ya han desbancado a las tradicionales cámaras réflex en las preferencias de los usuarios. Mostramos las principales cuestiones que se deben tener en cuenta a la hora en adquirir una cámara digital.

Aunque elección final de la cámara digital depende del diseño o de la afinidad hacia un determinado fabricante, es importante tener en cuenta una serie de características básicas para saber cuál puede ser el modelo que más se ajusta a nuestras necesidades.

Resolución. Si sólo se van a utilizar para enviar por correo electrónico o colgar en una página web, una cámara que tenga entre 2 y 3 megapíxeles es más que suficiente y, además, saldrá mucho más económica. Si, por el contrario, se van a hacer muchas copias impresas y a gran tamaño, hay que ir directamente a los últimos modelos que superan los 4 megapíxeles.

Sistemas de visor. Es imprescindible que la cámara esté provista de dos visores: uno óptico y otro basado en una pantalla LCD. Éste último resulta muy cómodo para visualizar las imágenes captadas y para navegar por los distintos menús de la cámara, por lo que cuanto más grande sea, mucho mejor.

Zoom. Cuanto mayor sea el zoom óptico, mayor calidad de imagen ofrecerá, ya que está basado en el empleo de las propias lentes de la cámara y, por tanto, no deforma la imagen final. Lo mínimo exigible es 3x.

Tarjeta de memoria. Almacenan las imágenes captadas por la cámara. Si se prevé hacer un gran uso de la misma y, por tanto, es preciso adquirir varias tarjetas o modelos de gran tamaño (256 Mb o 512 Mb), lo recomendable es apostar por una cámara que emplee los formatos Compact Flash y las Secure Digital. Son los más económicos y de los que existen una gran variedad de oferta de diversos fabricantes en el mercado.

Peso y ergonomía. El gran beneficio de la digitalización es que está permitiendo fabricar cámaras más compactas y provistas de los últimos avances tecnológicos. Fuera del segmento profesional es posible adquirir auténticas joyas de la minituarización que ofrecen una gran calidad de imagen y que son perfectas para llevar siempre encima.

Baterías. Los modelos más sofisticados del mercado emplean baterías de litio similares a las de los teléfonos móviles. Ésta es sin duda la mejor opción posible dada la comodidad para recargar la batería. Otros modelos se comercializan directamente con pilas recargables y cargador, otra elección que resulta interesante. Lo que hoy día resulta impensable es adquirir una cámara y utilizar únicamente pilas desechables. El coste termina siendo enorme.